Redes de Trueque

Publicado el 01/12/2008 - Experiencias

Auto-organización, Compartir recursos, Economía distribuida, Comunidades / Redes, P2P, Desarrollo social, Trueque, Creación de redes, Prosumidores, Monedas complementarias, Capital social

Contribuidores: Heloisa Primavera

Relacionado con: Reinventando el Mercado - Juego de las 5 Columnas

Redes de Trueque

Viene de la página 5



10. Nuestra experiencia con Banco Común de Conocimientos es obviamente distinta, por alcance, contenido y objetivos, pero igual que una red de trueque, se basa en una forma alternativa de intercambio. ¿Qué aspectos en común e incompatibilidades crees que pueden existir entre una red de trueque como las de Argentina y una iniciativa de intercambio de conocimiento?
 
Como he aclarado anteriormente, nuestra primer red institucional fue de intercambio de saberes, ¡allá por el 1996! Por supuesto, no había la tecnología de la que disponemos hoy, y el público objetivo era muy centralizado, pero una de las lecciones que nos quedó fue que el problema crucial del intercambio de saberes era garantizar la calidad de lo que se transmitía, más allá de la apertura a reconocer como valioso el saber del otro. Para mí, ese problema persiste como crítico en las iniciativas del tipo BCC y lo vemos claramente en la Wikipedia o en las wikis especializadas. Lo que más me entusiasma del proyecto BCC es la inclusión digital, radicalización de la democracia, tal como propone la moneda social para la inclusión primero al mercado, luego a la política.

En lo que se refiere a la comparación redes de trueque / BCC, ¡debo decirte que ambos son P2P! Frecuentemente, cuando hablo sobre economía solidaria, sostengo que el comercio más justo es el que existe entre prosumidores de una red de trueque: allí no hay precio, sino valor, ¡y vale todo! Recuerdo anécdotas fabulosas del apogeo de las redes de trueque, cuando prestaba mis "reservas" en créditos sin papeles ni testimonios, ni interés, por supuesto, porque la función de esos papeles de color era permitir el intercambio... Otro dato que me parece interesante es que en los últimos dos años he vuelto a la docencia universitaria de grado en la carrera de Ciencias de la Comunicación, asignatura Taller de Introducción a la Telemática, Informática y Procesamiento de Datos, con un programa muy sociológico pese a ese título, y uno de los temas que tocamos a fondo es el movimiento de software libre, open source y el P2P. Todo eso se amalgama aquí.


11. A lo largo de tu carrera has tenido contacto y experiencia con distintas formas de trueque, organizadas y gestionadas de forma diferente. ¿Hay un modelo concreto que crees que funciona mejor que otros? ¿Por qué́?
 
Como dije anteriormente, el mejor modelo es aquél que responde a las expectativas de los usuarios. Entonces, yo-usuaria, soy también yo-promotora y te diría que el modelo por el que actualmente apuesto es aquel que INVENTA y REINVENTA permanentemente cómo incluir a la gente en la responsabilidad por un mundo más justo y más equitativo, además de un mundo simplemente posible para nuestros nietos. NADA DE ESO ESTÁ GARANTIZADO HOY. Hay que ir contra la corriente, pero sin ir contra la corriente... ¿Se entiende? ¿Cómo hacer para que la gente tenga ganas de hacer algo más? ¿Cómo hacer para que la gente comprenda que junto con otros lo complejo es más fácil, más rico?

No se trata, entonces, de redes de trueque: se trata de redes de trueque para cambiar el mundo, para incluir, en vez de excluir...

Si tengo que elegir un modelo que funcionó, elijo al Banco Palmas: veo que estuvieron trabajando todas esas cuestiones, quizás sin formularlas así. Yo misma participé en algunas de esas etapas, así, sin saber qué iba a hacer con esa población que no conocía, ¡que tenía que atraer para una propuesta que parecía una locura! ¡UNA MONEDA HECHA POR ELLOS! Recuerdo que empecé cantando y proponiendo un canon que me sale muy bien, con el agregado de que era en castellano y había personas que no sabían leer y escribir: "El gallo pintó, se durmió y esa mañana no cantó..." Me lo recordaron hace poco, cuando nos volvimos a ver para avanzar en el tema construcción de ciudadanía. Creo que de eso se trata. ¿Cómo instrumentar? Tener un plan para partir, tener coraje de desarmarlo o rearmarlo como haga falta. APRENDER A AMAR LA INCERTIDUMBRE.

 
12. Dado el alcance que tiene en el momento la red de trueque, vemos que ya está lejos de ser sólo una utopía. Sin embargo, ¿crees que podría ser finalmente absorbida por el sistema? ¿Cómo ves o previsualizas la convivencia entre ambos sistemas?

Supongo que ya ha quedado claro que, en mi visión de hoy, las redes de trueque son sólo un instrumento de inclusión, de cultivo del paradigma de la abundancia: serán solidarias, democráticas, constructoras de presente y futuro para todos o... ¡no serán nada! Como Nietzsche, sólo creo en un Dios que baila. Esa es la apuesta del Proyecto Colibrí, que tiene etapas casi obvias, como activar los recursos/talentos locales, promover créditos solidarios, monedas sociales luego y procesos de cogestión con el Estado, para construir esa ciudadanía activa y no quejosa que necesitamos, pero que está fundado en algunas observaciones que hemos sintetizado luego de muchos años de trabajo e investigación en el campo social:
• los juegos de poder esterilizan los grupos
• la única escasez real es la de nuestras categorías mentales para observar el mundo;
• cada uno se cree responsable de su parte, pero ésta nunca es tan grande como para explicar por qué las cosas andan tan mal...

La forma de trabajar las distintas etapas del proyecto es diseñar herramientas de intervención en las que se compruebe permanentemente las ideas-clave que sustentan el Proyecto:
• el poder es un juego inevitable, permanente, necesario y creativo;
• el planeta Tierra es abundante: suficiente para alimentar a todos sus habitantes en condiciones de dignidad y en armonía con la naturaleza;
• cada uno de nosotros es responsable de su parte elegida y también del todo.

Por supuesto, Internet, open source y P2P tienen mucho que ver con todo eso.


13. ¿Qué consejo darías para alguien que quiere poner en marcha un Banco Común de Conocimientos?

Pues que lo haga, ¡porque lo necesitamos con urgencia! Que publique sus resultados, que cuente los éxitos y fracasos, porque se aprende de ambos. Que pida ayuda o inspiración a otros que ya lo hayan hecho, pero, principalmente, que aprenda a SER GRUPO, a ESCUCHAR a sus pares e impares, porque ahí está la riqueza y la posibilidad de descubrir nuevas formas de inclusión, ¡nuestro tema crítico!



(1) Entrevista realizada a principios de 2008, después de las primeras acciones públicas de Banco Común de Conocimientos (BCC), cuando Platoniq investigó nuevos puntos de vista que permitieran ampliar su red de colaboradores y mejorar y hacer evolucionar la estructura, el contenido, las estrategias de dinamización y la sostenibilidad económica de BCC. Para ello, contactamos con diversos colectivos, responsables de proyecto y asesores cuyo trabajo y actividades son afines a la filosofía de BCC y Platoniq. Se realizaron encuestas, entrevistas y consultorías con expertos procedentes de contextos dispares y con necesidades diversas, creando un amplio espectro de respuestas y opiniones.
Creative Commons Creative Commons License Deed Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 EspañaPágina: 1| 2| 3| 4| 5| 6
Con el apoyo de:
Platoniq

Redes de Trueque

"En el caso de las monedas complementarias, está claro que pueden tener distintos objetivos desde sus promotores: desde el más "empresarial", de incrementar las ventas, como otros muy altruistas, disruptivos, y hasta "revolucionarios" si se quiere, por parte de quienes las diseñan e implementan. Pero no es menos cierto que cada usuario las usa (o no las usa) por "sus" propios motivos, y eso sí interfiere en la lógica del diseño de los sistemas que pretenden crecer y sostenerse en el tiempo." Heloisa Primavera

MÁS MEDIA: